Fuerza Aerea Hondureña

Comienza en 1931, cuando los diputados del Congreso Nacional determinaron la necesidad de que la nación tuviera una fuerza para la vigilancia y defensa del espacio aéreo. Con el objetivo de satisfacer esta necesidad se promulga el Decreto Número 198, bajo la administración del Doctor Vicente Mejia Colindres, convirtiéndose en Ley de la República, con su respectivo reglamento, mediante el cual se creaba la Escuela Nacional de Aviación. En el año de 1933, siendo presidente de la república el Doctor y General Tiburcio Carías Andino, quien de acuerdo a los intereses de su gobierno da el primer impulso a la aviación militar con la adquisición de tres aviones tipo Stinson Detroiter que fueron comprados y traídos de los Estados Unidos de América.
 
En 1939 la Escuela de Aviación Militar entrega a la patria, la Primera Promoción de nueve Pilotos Aviadores militares que forjaron el semillero de lo que en la actualidad es la Fuerza Aérea Hondureña. En sus inicios, la Fuerza Aérea Hondureña estuvo dirigida profesionalmente por tres pilotos norteamericanos. En julio de 1947, el Coronel de Aviación Hernán Acosta Mejia, se convierte en el primer hondureño en ocupar dicho cargo, mismo que desempeño hasta el 13 de mayo de 1955.

Luego del ataque a Pearl Harbour, en diciembre de 1941, y bajo presión del gobierno de los Estados Unidos, Honduras declara la guerra al Imperio de Japón y pocos días después a la Alemania Nazi e Italia. Durante el conflicto la FAH se dedico al patrullaje antisubmarino en aguas del Golfo de México. Con la firma por parte de Honduras del Tratado de Río, en 1947, la FAH recibió, vía USA, cinco Lockheed P-38 Lightnings, siendo estos los primeros cazas de primera línea de la FAH.

El 31 de marzo de 1967 la Fuerza Aérea Hondureña registra el vuelo de mayor distancia que haya realizado hasta la fecha, cuando despegó de Toncontin con destino a la república de Vietnam del Sur el avión tipo C-54, matricula FAH-612, conteniendo material de ayuda humanitaria. En el año de 1971 la institución entra en la era del Jet, con la adquisición de los aviones de combate a reacción F-86 Sabre, tornándose pionera en Centroamérica en operar este tipo de aeronaves.



En el año de 1974 y producto de un crecimiento institucional de la Fuerza Aérea Hondureña se crean las Bases Aéreas "Coronel Hernán Acosta Mejía", "Coronel Armando Escalón Espinal" y la Comandancia General de la Fuerza Aérea , Estado Mayor General Aéreo, así como la separación de la Academia Militar de Aviación de la Comandancia de esta fuerza. A lo largo de su existencia, Ha jugado un papel importante en beneficio de la nación, como la valiosa participación en el año de 1974 tras el paso del Huracán Fifi y en 1998, cuando el Huracán Mitch devastó a todo el territorio nacional.